Mi hijo va al mejor colegio de Valencia

¡Qué suerte he tenido! Y encima al lado de casa. Y además público. Mi hijo va al mejor colegio de Valencia. 



Me encanta el colegio de mi hijo porque ha superado la vieja educación analógica y fordista que mete a todos los niños en función de la variable aleatoria del día de nacimiento. Mi mujer dice que hemos acertado de lleno porque en el colegio de mi hijo se agrupan por talentos, capacidades e intereses. Pasa mucho tiempo con sus compañeros de generación pero también con alumnos de otras edades, sobre todo en habilidades lingüísticas.

¿A quién quiero engañar?... Fin del postureo.

Al principio me sorprendieron un poco las asignaturas que tenía que dar. Cuando me dieron el horario a principios de curso lo único que se me ocurría era preguntar dónde estaban las Matemáticas, Lengua e Historia de toda la vida.
Cuando fuimos a matricularlo nos dijeron que era un programa experimental y que pensaban que tras la aparición de Internet ya no era necesaria la transmisión de contenidos sino que era más importante adquirir la competencia de saber encontrar, contrastar, jerarquizar y combinar la información. Esa asignatura se llama Gestión de información, creo, o algo así.

Aunque no fue esa la asignatura que me sorprendió más. La que más me sorprendió fue "Creatividad". Ahí no me atreví a preguntar para no parecer el padre más carca de la clase así que esperé a que empezara el curso para preguntarle al niño:
-¿Me dejas tu libro de "Creatividad"?.
- No tengo papá.
-¿Cómo que no tienes libro? ¿Y entonces cómo estudias?.
-Papá, los libros de texto no tienen vídeos, ni links para ampliar información, tienen las mismas cosas todo el año y las cosas van cambiando. Y más en creatividad.
-Vale, cariño, entonces ¿qué hacéis?.
-Tormentas de ideas.
-Hostias ¿y eso qué es?
-Buf, papá... pues cada uno va proponiendo una idea y después las agrupamos y vemos cuál podría hacerse realidad.
-¿Pero así? ¿todos en grupo?.
-Sí, además no vale decir NO. La palabra No está prohibida en las tormentas de ideas.
-¿Y cómo te evalúan en creatividad?
-Cada uno lleva a cabo una idea y luego la explica en un vídeo.
-Ah.. entonces ¿tengo que grabarte con la cámara?
-No, lo hago con el móvil, me grabo yo.

Ese día dejé de preguntar a mi hijo para no perder mi autoridad de padre vintage, viejuno, antiguo, desfasado y analógico. Esperé mi momento de venganza paternal: las notas.
Las notas llegaron y no entendía nada. En creatividad tiene un "Buen pensamiento convergente pero dificultades con el pensamiento divergente". En "Salud" tiene un "participativo y equilibrado, con buena contención de impulsos".
- Andreu, muy bien, no entiendo nada pero ¿dónde firmo?
-Papá, tienes que contestar.
-¿Contestar las notas?
-Sí, tienes que poner lo que piensas de cada cosa que pone ahí.
-Pero ¡y yo que sé! Eres mi hijo... pues me parece todo bien cariño.
-No papá, ayer en "Pensamiento" estuvimos hablando sobre lo de pensar hacia dentro ¿cómo se dice?
-Pensamiento introspectivo.
-Eso.... Pues con pensamiento introspectivo tienes que contestar a la profe lo que piensas y luego, según vea, igual tenemos que ir a debatirlo.
-¿Tengo que hablar con tu profesora? Andreu, ¿es que tienes algún problema?
-No... hablar con la profesora es normal, es una persona, ella solo dirige el grupo pero los demás también tenemos cosas que aportar. Somos niños pero no idiotas.
-Vale, Andreu, vale... iré.

Sigo repasando las notas. Guardo silencio durante unos minutos porque ya tengo miedo hasta de preguntar. Hago como que observo y anoto cosas para que parezca que tengo pensamiento introspectivo. Pero la verdad es que voy más perdido que un pulpo en un garaje.

-En "Salud" me ha puesto un "Demasiado obsesivo" y no lo entiendo. ¿Tu crees que soy obsesivo papá?
-Hombre, Andreu, cabudet.... ¿Tu crees que a todo el mundo le gusta tanto como a ti los dinosaurios?
-Pues claro.
-No cariño, la gente no necesita saber si todos los dinosaurios son herbívoros o carnívoros.
-¿Y eso es ser obsesivo?
-También hay quien lo llama curiosidad pero el límite es muy frágil.
-Entonces, soy obsesivo.
-No eres obsesivo, pero tienes tendencia. Si lo entrenas y lo sabes no pasa nada.
-¿En "Salud" no dáis eso? (Me hago el interesante porque he visto que tiene una asignatura que se llama "Salud")
-Salud damos todos los días a última hora.
-¿Y qué hacéis?
- Jugar.
- ¿Solo jugar?
- Sí.
- Pero jugar ¿a qué?
- Pues a lo que nos inventamos.
- Pero ¿no hacéis educación física o deporte?
- ¿Deporte es jugar con pelotas?
- Sí
- Sí que jugamos con pelotas
- ¿Y ya está?
- No tambien hacemos "challenge".
- A ver, ¿qué es un "challenge"? .
- Pues ayer, por ejemplo, hicimos un "challenge" de jugar a averiguar con pistas de quién es el Instagram.
- ¿Cómo? ¿Os dejan el móvil en clase?
- En "Salud" sí cuando tenemos que hacer "higiene mental". Bueno, y en "Gestión de la información" también.
- ¿Y no estáis todo el rato mirando las redes sociales?
- Algunos sí, otros no. Yo no. Me he quitado las notificaciones y así no me distraigo.
- Eso te lo enseñé yo.
- Sí, es muy útil, mientras los demás están distraídos yo hago el proyecto que nos han planteado superrápido. Y luego ya miro las redes.
- ¿Y los exámenes?
- ¿Exámenes?
- Sí, la prueba escrita para demostrar que te sabes las cosas, que has estudiado.
- Ah! las conversaciones de evaluación.
- ¿No tienes exámenes?
- Es que no sé qué son los exámenes. Yo hago el proyecto y luego hablo con la profesora sobre mi proyecto.
- ¿Y ya está? ¿No escribes nada? No estudias nada?
- No sé, para hacer el proyecto tengo que buscar por Internet y luego tengo que entregarlo acabado en la fecha que me dice.
- ¿Y de memoria no te aprendes nada?
- Sí, todo el proyecto me lo sé de memoria.  Es mi proyecto.
- Quiero decir los ríos, las partes del cuerpo, la conjugación de los verbos irregulares.
- Los ríos salían en el proyecto de Marta. Me acuerdo cuando lo explicó.
- ¿Los ríos los explicó Marta? Pero si Marta tiene 11 años como tú.
- Hizo un proyecto sobre "Cambio climático" y salían los ríos.
- Pero a ver, como que lo explicó ella...
- Grabó un vídeo y nos lo pasó al resto de la clase y luego le preguntamos cosas sobre su proyecto en clase.
- ¿A ella?
- Claro, a quien había hecho el proyecto.
- ¿Y la profesora?
- Escucha lo que dice Marta y pregunta cosas.
- ¿Pero esa profesora explica algo?
- Sí, lo que le preguntamos.
- Digo, ella.. si explica algo así porque sí.
- Si algo nos interesa, ella busca información y hace su proyecto.
- Andreu, vamos a dejarlo. Con tanto proyecto me estoy volviendo un proyecto de padre.

Con once años me vacila. La adolescencia va a ser muy dura. Sigo mirando las notas que no son notas. Parece más una hoja de recomendaciones para la familia. Echo de menos aquella época en la que el colegio era un parking de niños y te dejaban en paz. Llega mi mujer.

- ¿Tu sabías que el chiquillo no tiene exámenes, ni asignaturas, le dejan el móvil en clase y se dedica a jugar todos los días a última hora?
- Sí
- ¡Joder! ¿y no me dices nada? Algo habrá que hacer.
- Sí, sacarte de la caverna.
- Oye, que tengo dos carreras, no soy un cavernícola.
- Entonces sabrás lo de las luces y las sombras de Platón.
- Pues sí que has llegado tu filosófica.
- Apúntate a la tutoría de adaptación.
- ¿La tutoría de adaptación?
- Es para padres analógicos. Te dan pinceladas de cultura digital.
- ¿Y tú no vas?
- No soy yo la que no entiende la metodología del centro.
- ¿Doña moderna hipster sí que la entiende?
- Sí. Intentan darle herramientas útiles para ahora, no para hace treinta años.
- Pero tendrá que saber hacer raíces cuadradas.. yo que sé... digo yo.
- Sabrá pero no sé cuántas veces has usado tu las raíces cuadradas y cuántas veces has buscado cosas en Internet y te has zampado un fake.
- Ahí te doy la razón.
- Y cuántas veces has dedicado diez minutos a hacer higiene mental y cuántas veces has tenido ansiedad y estrés.
- Tampoco te cebes. Soy obsesivo.
- Sí, y el niño nos ha salido igual, pero él por lo menos sabe como resolverlo.
- Pues nada... que siga el experimento. Luego ya veremos qué título le dan si no sabe ni los ríos y las capitales.
- ¿Título? Jajajaja, si es que eres tan vintage... que bonico.

Mejor me voy a mi burbuja de Twitter. Allí todo el mundo es como yo. Esto del PIN parental es un escándalo. Voy a decir algo sobre si la educación debe ser en castellano o en valenciano. Y los libros de texto deberían ser gratuitos. ¿Y los horarios? Muy a favor de jornada continua, aunque la jornada partida también tiene su punto. Patios inclusivos. Muerte al fútbol.

Mañana tenemos cena de amigos. Tengo que aprenderme rápido cómo hacer el postureo de colegio. Que parezca que la decisión ha sido de los dos. Sin dudar. Con seguridad. El colegio de mi hijo es el mejor colegio de Valencia.

Lástima que no tenga hijos.

Pero más lástima es que no exista ese colegio. 

Entrades populars d'aquest blog

La derrota ideològica del valencianisme polític

Los niños cebra: cuando la inteligencia se convierte en un problema

La prepolítica