Diversión con banderas (especial Valencia)

Diversión con banderas es el canal de Youtube de Sheldon Cooper en The Big Bang Theory. Para quien no conozca la serie se trata de las vicisitudes de la vida de un grupo de superdotados intelectuales tratado desde la parodia y la caricatura. 



En esta sección Sheldon da rienda suelta a su extrema curiosidad obsesiva por acumular conocimientos sobre las banderas de los diferentes paises, su historia y su composición. Las escenas de Diversión con banderas se convierten en una escena de frikismo extremo donde se dibuja cómo un detalle simbólico, como las banderas, puede tener detrás tanto significado. Saber más que nadie de banderas es una metáfora de la acumulación sistemática de conocimiento estéril.

Las banderas surgieron para diferenciar personas y territorios. Ese es su origen. Saber en qué lugar estabas y quiénes eran las personas que vivían allí. Y esa sigue siendo su finalidad. Determinar en quién puedes confiar y en quién no, quien forma parte de tu "nosotros" y quién forma parte de tu "ellos".

Hace cosa de dos semanas que han empezado a aparecer banderas por todas partes. En Valencia somos especialistas en Diversión con banderas porque ya tuvimos un Especial Senyeras hace unos cuantos años. Ahora las banderas florecen como setas. Sin embargo, ya no son las mismas banderas de antes.

En Valencia hay dos tipos de personas. Los que colocan la bandera española y al lado la valenciana, y los que colocan solo la española. Gente que coloque solamente la senyera coronada valenciana (me conformo con esa porque la otra ha desaparecido del mapa) hay más bien poca. Es la manera más gráfica de darle la razón a Vicent Flor cuando dice que el blaverisme no ha desaparcido sino que se ha convertido en el paradigma dominante. La interconexión de las dos banderas no es una expresión de autonomismo regionalista sino de identificación por subordinación. Valencia es España. España es Valencia. Defender Valencia significa defender a España. Por tanto, a estas personas cuando les pones delante un conflicto como el de la financiación autonómica les peta el cerebro, cortocircuitan en una disociación cognitiva porque no forma parte de sus esquemas.

Si nos fijamos la mayor parte de las banderas españolas de Valencia tienen todavía los dobleces de recién compradas. Los chinos han hecho negocio, eso está claro, pero también da la sensación de que se ha gestado la tormenta perfecta que todo lo tapa. El vector identitario va a inundarlo todo y no dejará espacio para hablar de casi nada más. La parte buena de la compra al por mayor de nuevas banderas es que ya todas tienen el escudo constitucional lo que es más que un avance.

Por el otro lado asistí a la manifestación del 9 d'Octubre (sí la de las palizas). Nada más llegar me dí cuenta de que aquello era una emboscada pero eso es otra historia. Me llamó la atención la total ausencia de "senyeres sense blau". Ni una senyera clásica. Ni una sola. El movimiento independentista catalán se ha inventado una nueva bandera para sustituir a su senyera clásica. Es habitual en los movimientos identitarios construir la historia ex novo y eso incluye una nueva bandera. En el País Valenciano la total ausencia de senyeres sense blau para mi es una novedad. De alguna manera para mi significa que gran parte del valencianismo ha sabido reconocer que esa es una batalla perdida y la parte que no ha reconocido eso se refugia en banderas directamente independentistas catalanas situàndose en otro planeta. De alguna manera parece que toda la travesía del desierto del valencianismo político sirvió para delimitar el valencianismo del catalanismo estricto. Esto significaría un avance generacional considerable ya que la bandera sigue siendo un mecanismo de identificación primario.

Finalmente, la masiva presencia de banderas en los balcones es una fotografía incontrovertible de la existencia de un nacionalismo español negado mil veces por muchas personas. Los nacionalistas siempre eran los otros hasta ahora. Ahora ya podemos identificar cuáles de nuestros vecinos son nacionalistas españoles. Hasta las proximas elecciones no sabremos cómo cuajará ese nacionalismo español explícito. Si lo hará en un partido de ultraderecha o de ultracentro, o seguirá difuminado en los partidos convencionales. De momento sabemos que la agresividad policial no le molesta y la resolución de conflictos profundos mediante el diálogo le viene un poco cuesta arriba. También sabemos que ha desatado la catalanofobia por todo el pais (lo que no parece un buen método de seducción ni de convivencia).

Está claro que necesitmos que Sheldon nos aclare realmente cuáles podrían ser nuestras banderas de convivencia. Necesitamos un especial de Diversión con banderas para españoles porque hasta ahora diversión poca y conocimiento menos. 

Entrades populars d'aquest blog

La derrota ideològica del valencianisme polític

Los niños cebra: cuando la inteligencia se convierte en un problema

La prepolítica