Je suis Piqué


Los silbidos a Piqué deberían pasar de la página de deportes a la página de política. Resulta ya vergonzoso que se pite a alguien por sus ideas personales y políticas. Pero es más vergonzoso si lo único que ha dicho más allá de las lineas rojas que se ponen a los futbolistas de hoy en día es que defiende la posibilidad de que haya un referéndum en Catalunya como defiende el 80% de los catalanes. Ni siquiera ha dicho lo que votaría. Solamente que cree que sería bueno votar.
Los silbidos a Piqué ya duran más de dos años por lo que entran ya en la categoría de censura a la expresión de ideas libre. Ya está bien. Muchas veces nos quejamos de la frivolidad en la que viven los futbolistas de élite y lo ignorantes que son pero cuando alguno ejerce algún tipo de inteligencia se la guillotinamos. El periodismo deportivo es tan mediocre que dejarlo en sus manos es convertilo en un circo eterno. Hasta que Piqué se canse de la censura impuesta por unos aficionados que silban una idea política. Y eso no deja de ser fanatismo y censura. La política ya debería tomar carta en el asunto y no dejarlo en el tradicional "tiro al catalán" que parece el deporte de moda. Si un día cambiáramos la palabra "catalán" por "judio" veríamos la cantidad de delitos que se están cometiendo en este país. Pero parece que hacia Catalunya todo vale.
El fanatismo españolista es uno de esos nacionalismos invisibles que se permite insultar públicamente a personas por pensar diferente. Eso son los silbidos. Son insultos hechos con aire. El fútbol es un termómetro de las clases populares. Silbar a Piqué es catalanofobia. Silbar a Piqué es silbarme a mi. Yo también defiendo que haya un referendum en Catalunya como método para reforzar la convivencia en España. Así que esos silbidos también son para mi. Je suis Piqué.

PD: Y me preocupa más la ignorancia de Ramos que la inteligencia de Piqué. 

Entrades populars d'aquest blog

La derrota ideològica del valencianisme polític

Los niños cebra: cuando la inteligencia se convierte en un problema

12 coses útils que poden fer els adolescents confinats