Deudocracia


Grecia es tan importante como lo fue Latinoamérica en los ochenta. El capitalismo salvaje necesita laboratorios, escarmientos y demostraciones de poder. Recuerdo de pequeño oír en el telediario hablar de la "deuda externa" y de la "condonación de la deuda externa" siempre relacionada con países latinoamericanos. Poco después con la acampada del 0,7% de los noventa volví a oir el concepto "deuda externa" relacionada con los países africanos. Finalmente, en mi viaje a la India viví en directo el proceso que ahora explotará en Asia.

Primero te invitan a una raya de crédito. Otro día te invitan a otra. Entonces decides pillar más de esos créditos. Es fácil. Te los ofrecen por todas partes. Con eso vives un tiempo gastando sin problemas. Siempre hay un poco más de crédito. Y entonces zas, se van a otra parte y te dejan con un montón de deudas.

Y en ese momento lo sabes. Tu mono de crédito se retroalimenta. Para devolver el de ahora necesitas otro. Y tu soberanía, tu autonomía y tu vida se van por el sumidero de los intereses y la prima de riesgo. Nadie te prestara porque ya te han prestado demasiado. Y entonces te tienen donde querían. Si quieres más tendrás que hacer lo que ellos digan.

Algunos ingenuamente pensábamos que la tecnocracia había sustituido a la democracia. Son insaciables y van más allá. Ahora son simplemente los acreedores los que deciden como tienes que vivir y respirar. Es pura deudocracia. Ellos deciden porque si no... no te dan más crédito. El dinero lo pudre todo. Por eso, yo me he hecho Varufucker. Troika go home. 

Entrades populars d'aquest blog

La derrota ideològica del valencianisme polític

Los niños cebra: cuando la inteligencia se convierte en un problema

12 coses útils que poden fer els adolescents confinats