Telefoneando a dios

Puede que esta sea una de las imágenes que mejor definen la India de hoy. Un templo construido y turístico con arquitectura peculiar y presencia de la sexualidad de manera abierta. Construido en tonos tierra. Cada país es del color de sus materiales de construcción. Abajo y en contraste una mujer vestida de azul, ajena a cualquier vestuario occidental pero hablando por un smartphone. Constituyen la contraposición de la antigüedad basada en ese color tierra amarillo y la modernidad india sobre un azul llamativo y un móvil de última generación. Así vive la India a mitad de camino entre una cosa y otra. Y en mitad del camino un abismo, un agujero negro al que no acabas de encontrar sentido. Mientras tanto una mujer habla sentada en un templo. Seguro que de algo cotidiano e intrascendente, en un templo religioso donde lo trascendente vive ajeno a lo cotidiano. 

Entrades populars d'aquest blog

La derrota ideològica del valencianisme polític

Los niños cebra: cuando la inteligencia se convierte en un problema

La prepolítica